Muchas personas se niegan a decir no a las personas, por el solo hecho no hacer sentir mal al otro, por miedo a generar un conflicto o por el simple hecho de ser aceptado permiten que pisoteen su autoestima hasta el extremo de que se vuelva algo normal para ellos. Aunque pensemos que es sencillo