¿Qué es el sesgo cognitivo?

Un sesgo cognitivo es un error subconsciente en el pensamiento que lo lleva a malinterpretar la información del mundo que lo rodea y afecta la racionalidad y precisión de las decisiones y juicios. Los sesgos son procesos inconscientes y automáticos diseñados para hacer que la toma de decisiones sea más rápida y eficiente. Los sesgos cognitivos pueden ser causados ​​por una serie de cosas diferentes, como la heurística (atajos mentales), las presiones sociales y las emociones.

¿Qué es el sesgo cognitivo?

En términos generales, el sesgo es una tendencia a inclinarse a favor o en contra de una persona, grupo, idea o cosa, generalmente de una manera injusta. Los sesgos son naturales, son un producto de la naturaleza humana, y no existen simplemente en el vacío o en nuestra mente, afectan la forma en que tomamos decisiones y actuamos.

En psicología, hay dos ramas principales de sesgos: consciente e inconsciente. El sesgo consciente, o sesgo explícito, es intencional: eres consciente de tus actitudes y los comportamientos que resultan de ellas (Lang, 2019).

El sesgo explícito puede ser bueno porque ayuda a proporcionarle un sentido de identidad y puede llevarlo a tomar buenas decisiones (por ejemplo, tener un sesgo hacia alimentos saludables).

Sin embargo, estos prejuicios a menudo pueden ser peligrosos cuando adoptan la forma de estereotipos conscientes.

Por otro lado, el sesgo inconsciente , o sesgo cognitivo, representa el conjunto de sesgos que no son intencionales: no eres consciente de tus actitudes y los comportamientos que resultan de ellas (Lang, 2019).

El sesgo cognitivo a menudo es el resultado del intento de su cerebro de simplificar el procesamiento de la información: recibimos aproximadamente 11 millones de bits de información por segundo, pero solo podemos procesar alrededor de 40 bits de información por segundo (Orzan et al., 2012).

Por lo tanto, a menudo confiamos en atajos mentales (llamados heurísticos) para ayudar a entender el mundo con relativa velocidad. Como tal, estos errores tienden a surgir de problemas relacionados con el pensamiento: memoria, atención y otros errores mentales.

Los prejuicios cognitivos pueden ser beneficiosos porque no requieren mucho esfuerzo mental y pueden permitirle tomar decisiones con relativa rapidez, pero al igual que con los prejuicios conscientes, los prejuicios inconscientes también pueden tomar la forma de prejuicios dañinos que sirven para herir a un individuo o un grupo.

Y aunque puede parecer que ha habido un aumento reciente de prejuicios inconscientes, especialmente en el contexto de la brutalidad policial y el movimiento Black Lives Matter, este no es un fenómeno nuevo.

Señales

Todos exhiben sesgos cognitivos. Puede que sea más fácil de detectar en otros, pero es importante saber que es algo que también afecta su pensamiento. Algunas señales de que podría estar influenciado por algún tipo de sesgo cognitivo incluyen:

  • Solo prestando atención a las noticias que confirman sus opiniones.
  • Culpar a factores externos cuando las cosas no salen como tú quieres
  • Atribuir el éxito de otras personas a la suerte, pero atribuir el mérito personal a sus propios logros.
  • Asumiendo que todos los demás comparten sus opiniones o creencias
  • Aprender un poco sobre un tema y luego asumir que sabe todo lo que hay que saber al respecto.

Cuando haces juicios y decisiones sobre el mundo que te rodea, te gusta pensar que eres objetivo, lógico y capaz de asimilar y evaluar toda la información que está disponible para ti. Desafortunadamente, estos prejuicios a veces nos hacen tropezar y nos llevan a malas decisiones y malos juicios.

 

Tipos

Obtenga más información sobre algunos de los tipos más comunes de sesgos cognitivos que pueden distorsionar su pensamiento.

    • Sesgo actor-observador: Esta es la tendencia a atribuir sus propias acciones a causas externas mientras atribuye los comportamientos de otras personas a causas internas. Por ejemplo, usted atribuye su alto nivel de colesterol a la genética, mientras que considera que otros tienen un alto nivel debido a una mala alimentación y la falta de ejercicio.
    • Sesgo de anclaje: Esta es la tendencia a depender demasiado de la primera información que aprende. Por ejemplo, si se entera de que el precio promedio de un automóvil es de un valor determinado, pensará que cualquier cantidad por debajo es una buena oferta, tal vez no esté buscando mejores ofertas. Puede utilizar este sesgo para establecer las expectativas de los demás poniendo la primera información sobre la mesa para su consideración.
    • Sesgo de atención: Esta es la tendencia a prestar atención a algunas cosas mientras que simultáneamente ignora otras. Por ejemplo, al tomar una decisión sobre qué automóvil comprar, puede prestar atención a la apariencia del exterior y el interior, pero ignore el registro de seguridad y el consumo de combustible.
    • Disponibilidad heurística: Esto le da más valor a la información que le viene a la mente rápidamente. Le da más crédito a esta información y tiende a sobrestimar la probabilidad de que sucedan cosas similares en el futuro.
    • Sesgo de confirmación: Esto favorece la información que se ajusta a sus creencias existentes y descarta la evidencia que no se ajusta.
    • Efecto de falso consenso: Ésta es la tendencia a sobrestimar cuánto están de acuerdo los demás con usted.
    • Fijación funcional: Esta es la tendencia a ver los objetos como si solo funcionaran de una manera particular. Por ejemplo, si no tiene un martillo, nunca considerará que también se puede usar una llave grande para clavar un clavo en la pared. Puede pensar que no necesita chinchetas porque no tiene un tablero de corcho en el que clavar las cosas, pero no considere sus otros usos. Esto podría extenderse a las funciones de las personas, como no darse cuenta de que un asistente personal tiene las habilidades para desempeñar un papel de liderazgo.
    • efecto aureola: Tu impresión general de una persona influye en cómo te sientes y piensas sobre su carácter. Esto se aplica especialmente al atractivo físico que influye en cómo califica sus otras cualidades.
    • Efecto de desinformación: Ésta es la tendencia de la información posterior al evento a interferir con la memoria del evento original. Es fácil que su memoria se vea influenciada por lo que escuche de los demás sobre el evento. El conocimiento de este efecto ha llevado a desconfiar de la información de los testigos presenciales.
    • Sesgo de optimismo: Este sesgo le lleva a creer que es menos probable que sufra desgracias y más probabilidades de lograr el éxito que sus compañeros.
    • Sesgo de autoservicio: Esta es la tendencia a culpar a las fuerzas externas cuando suceden cosas malas y darte crédito cuando suceden cosas buenas. Por ejemplo, cuando ganas una mano de póquer se debe a tu habilidad para leer a los otros jugadores y conocer las probabilidades, mientras que cuando pierdes se debe a que te repartieron una mala mano.
    • El efecto Dunning-Kruger: Esto es cuando las personas que creen que son más inteligentes y más capaces de lo que realmente son. Por ejemplo, cuando no pueden reconocer su propia incompetencia.

    A veces, múltiples sesgos pueden influir en sus decisiones y pensamientos. Por ejemplo, puede recordar mal un evento (el efecto de desinformación) y asumir que todos los demás comparten el mismo recuerdo de lo que sucedió (el efecto de falso consenso).

     

    Causas

    Si tuviera que pensar en todas las opciones posibles al tomar una decisión, tomaría mucho tiempo tomar incluso la elección más simple. Debido a la enorme complejidad del mundo que te rodea y la cantidad de información en el entorno, a veces es necesario depender de algunos atajos mentales que te permitan actuar con rapidez.

    Los sesgos cognitivos pueden ser causados ​​por varias cosas diferentes, pero son estos atajos mentales, conocidos como heurísticos, los que a menudo juegan un papel importante. Si bien a menudo pueden ser sorprendentemente precisos, también pueden provocar errores de pensamiento.

    Otros factores que también pueden contribuir a estos sesgos:

    • Emociones
    • Motivaciones individuales
    • Límites en la capacidad de la mente para procesar información.
    • Presiones sociales

    El sesgo cognitivo también puede aumentar a medida que las personas envejecen debido a la disminución de la flexibilidad cognitiva.

     

    Impacto del sesgo cognitivo

    Los sesgos cognitivos pueden conducir a un pensamiento distorsionado. Las creencias de la teoría de la conspiración, por ejemplo, a menudo están influenciadas por una variedad de sesgos.Pero los sesgos cognitivos no son necesariamente del todo malos. Los psicólogos creen que muchos de estos sesgos tienen un propósito adaptativo: nos permiten tomar decisiones rápidamente. Esto puede ser vital si nos enfrentamos a una situación peligrosa o amenazante.

    Por ejemplo, si estás caminando por un callejón oscuro y ves una sombra oscura que parece estar siguiéndote, un sesgo cognitivo podría llevarte a asumir que se trata de un atracador y que debes salir del callejón lo más rápido posible. La sombra oscura puede haber sido causada simplemente por una bandera ondeando en la brisa, pero confiar en atajos mentales a menudo puede alejarlo del camino del peligro en situaciones en las que las decisiones deben tomarse rápidamente.

     

    superar el sesgo cognitivo

    La investigación sugiere que el entrenamiento cognitivo puede ayudar a minimizar los sesgos cognitivos en el pensamiento.Algunas cosas que puede hacer para ayudar a superar los prejuicios que podrían influir en su pensamiento y toma de decisiones incluyen:

    • Ser consciente del sesgo: Considere cómo los prejuicios pueden influir en su pensamiento. En un estudio, los investigadores proporcionaron comentarios e información que ayudan a los participantes a comprender estos sesgos y cómo influyen en las decisiones. Los resultados del estudio indicaron que este tipo de entrenamiento podría reducir efectivamente los efectos del sesgo cognitivo en un 29%.
    • Considerando los factores que influyen en tus decisiones: ¿Hay factores como el exceso de confianza o el interés propio en juego? Pensar en las influencias en sus decisiones puede ayudarlo a tomar mejores decisiones.
    • Desafiando tus prejuicios: Si nota que hay factores que influyen en sus elecciones, concéntrese en desafiar activamente sus prejuicios. ¿Cuáles son algunos de los factores que ha pasado por alto? ¿Le estás dando demasiado peso a ciertos factores? ¿Está ignorando información relevante porque no respalda su punto de vista? Pensar en estas cosas y desafiar sus prejuicios puede convertirlo en un pensador más crítico.

     

    0/5 (0 Reviews)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Ir arriba