¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

COMO SER UNA PERSONA MÁS SOCIABLE Y AGRADABLE

Antes les quiero contar una historia de un presidente de los estados unidos Que había desarrollado a lo más alto la habilidad de las relaciones humanas. Su nombre era LINCOLN.

Pero la historia de Lincoln en su juventud era diferente. Él se dedicaba a criticar abiertamente, y no solamente criticaba sino que también escribía cartas y poemas en donde se burlaba de los demás.  Un día se burló de un político irlandés, vano y batallador, que se llamaba james.

Lincoln censuró duramente en una carta anónima publicada en Springfield. 

Todo el pueblo se burló y estallo en carcajadas. James el orgulloso estallo en ira, al descubrir quién era el autor de la carta. Salió en busca de Lincoln en su caballo y lo desafío a un duelo.

Lincoln no quería pelear, se oponía a los duelos. Pero para salvar su honor acepto y opto por utilizar las armas. Tomo lecciones de un militar y se fue al banco de arena, dispuesto a luchar hasta la muerte.

Por fortuna en aquel día del duelo los padrinos interfirieron y evitaron el duelo.

Desde entonces Lincoln juró nunca más  criticar a las personas y dejo de escribir cartas que puedan lastimar a los demás. En cambio practico nuevas habilidades que lo llevaron a ser el presidente de los estados unidos y estas habilidades son:

1

no juzgues si no quieres ser juzgado

Si usted quiere generar ira y resentimiento que puedan perdurar décadas y seguir ardiendo hasta la muerte, no tenemos más que hacer alguna crítica punzante. Con eso basta, aun que crea que la crítica sea justificada.

Porque cuando tratamos con los seres humanos deberemos recordar que no tratamos con criaturas lógicas. Tratamos con criaturas emotivas, criaturas erizadas de prejuicios e impulsadas por el orgullo y la vanidad.

Por ello recuerde que cualquier tonto puede criticar, censurar y quejarse, y casi todos los tontos lo hacen.

Pero se necesita carácter y dominio de sí mismo para ser  comprensivo y capaz de perdonar.

2

Demuestre aprecio honrado y sincero

Hay un anhelo casi tan profundo, casi tan imperioso como el deseo de alimentarse y dormir, y ese anhelo se ve satisfecho muy rara vez. Es lo que llama Freud “el deseo de ser grande”. El deseo de ser importante.

Por ello es que existen  muchas personas que  incluso fanfarronean en decir cosas de ellos mismo que no son ni reales.

A todo el mundo le agrada un elogio y el principio más profundo del carácter humano es el anhelo de ser apreciado. Ahí tenemos una sed humana infalible y persistente; y los pocos individuos que satisfacen honestamente esta sed del corazón podrán tener a los demás de la palma de la mano.

Por ello seamos calurosos en la aprobación y generosos en el elogio, y la gente acogerá con cariño nuestras palabras y las atesorara y las repetirá toda una vida.

3

Anime a los demás a que hablen de sí mismos

Las personas que hablan todo el tiempo de ellos mismos son: majaderos embriagados por su propio yo, ebrios por la idea de su propia importancia.

La persona que solo habla de si, solo piensa en sí, y las persona que solo piensa en sí mismo dice el doctor Nicholas Murria, presidente de la universidad de Columbia – carece de toda educación “no es educado” por muchas instrucciones que tenga.

De manera que si usted aspira a ser un buen conversador, sea un oyente atento. Para ser interesante hay que interesarse. Pregunte a su interlocutor cosas sobre él  y él se complacerá en responderle. Aliéntelo a hablar de sí mismo y de sus experiencias.

Recuerde que la persona con quien habla usted está cien veces más interesadas en sí misma y en sus necesidades y sus problemas que en usted y sus problemas. Su dolor de muela le importa más que una epidemia que mate a un millón de personas en china.  Piense en eso la próxima vez que inicie una conversación.

SUBIR